martes, 16 de julio de 2013

José Ortega, su oportunidad en Suecia


¿Dónde naciste y fecha de nacimiento?


Ciudad de México, 12 de marzo de 1985

¿Como se describe Jose Ortega?


Un tipo que siempre busca ver el lado positivo de las cosas, hacer lo mejor de cada situación, intenta vivir con los pies bien puestos en el momento presente, y sobre todo disfrutar de éste. Aunque a veces esto último cuesta trabajo.
Valiente, aventurero por naturaleza, continuamente en busca de nuevas experiencias y con muchas ganas de descubrir y ver más mundo.
Consciente de su entorno y la realidad que le rodea. Bien agradecido pero sin caer en el conformismo. Accesible y siempre de buen trato con las personas. Discreto y humilde pero sin caer en lo sumiso.
Un tipo más racional que impulsivo.


¿Cómo te adentras en el mundo del futbol?

Me enamoré de este deporte desde muy temprano. La primera imagen futbolera que generó en mi una emoción hasta ese entonces inédita, fue el famoso gol de chilena de Hugo Sánchez ante el Logroñes. Quedé maravillado ante la algarabía suscitada entre los asistentes al partido y la manera en que ondeaban sus pañuelos blancos en señal de incredulidad ante semejante golazo.

Recuerdo también los domingos por la mañana y las retransmisiones de la liga italiana y española. Al poco tiempo llegó el mundial del 90, el cual simplemente reforzó mi creciente pasión por el deporte.
Posteriormente mi padre me llevó por primera vez al Estadio Azteca. Como dice Calamaro, ¡me quedé duro al ver el gigante!. Fue un partido América vs Irapuato, el cual terminó con un contundente 5-2 para el cuadro local. A raíz de ese partido, deduje que el club de Coapa era al que había que seguir. Afortunadamente al poco tiempo cambié de opinión.   

Todo lo anterior generó un sentimiento de pasión desvivida por el fútbol. Seguía los partidos, estaba enterado de las estadísticas, jugadores, equipos, partidos, ligas, copas, etc. pero faltaba algo. ¡Jugar organizadamente! Evidentemente había que llevar a la práctica esa pasión, por lo cual insistí a mi padres para que me inscribieran en alguna escuelita de fútbol.

Dí mis primeras patadas en el equipo de fútbol del Club Cantil. Recuerdo que la experiencia no fue muy grata. Eramos una cantidad increíble de niños inscritos en el equipo, el cual mezclaba distintas categorías, por lo que tocar la pelota en los partidos era prácticamente un hazaña.

Ante tal desorganización mis padres optaron por una mejor alternativa. Así fue como inicié en la escuelita de la Federación Mexicana de Fútbol, en las instalaciones ubicadas a un costado del Estadio Azteca. Integré el representativo de la categoría 85 durante 2 temporadas, y es realmente en esta etapa cuando inicia mi formación futbolística.

Lamentablemente, al término de la segunda temporada la Federación anunció el cierre de dichas instalaciones (el cual, por cierto, no se llevó a cabo), por lo que nos vimos forzados a buscar otra alternativa. Es así como estuve inscrito durante una temporada en la escuela de fútbol de Miguel España ubicada al fondo de la pista de canotaje en Cuemanco.

Fue una buena experiencia, sin embargo después de una temporada la escuelita me quedó pequeña. El torneo era exclusivamente interno (6 equipos en total), y yo echaba de menos el jugar contra equipos “de verdad” (América, Necaxa, Cruz Azul, etc.) como lo hacía cuando estaba en la escuelita de la FEMEXFUT. Y así fue como llegué finalmente a Cruz Azul, donde permanecí hasta mi retiro.


¿Cómo fue la etapa de Jose Ortega en México, tus equipos como jugador?

Llegué a la escuelita de Cruz Azul en  La Noria a los 9 años. Después de 3 temporadas, a la edad de 12 años fuí seleccionado para intergrar el 8º equipo de Fuerzas Básicas del club en La Noria. Durante las siguientes temporadas progresé en las diversas categorías (7º, 6º, y 5º equipo), continuando con mi formación a la orden diversos entrenadores tales como Ramón Villa, Silvino Roman, Jesús Ramírez del Valle, José Pereyra, Nacho Prieto, Sean Buckley, Fernando Garcia, Mario Ledezma, Carlos Patiño entre otros. Fue definitivamente una etapa altamente enriquecedora tanto a nivel futbolísitico como personal. En Cruz Azul no solamente se preocupan por la formación de futbolistas, sino también por el desarrollo humano del jugador.
A los 17 años dí el paso al área profesional del club integrando el equipo de 3ª división del club, en ese entonces ubicado en Ciudad Cooperativa Cruz Azul, Hidalgo. En el entrenador era Enrique Pineda y el equipo cuajó una muy buena temporada llegando a la final de filiales, la cual lamentablemente terminamos perdiendo ante Necaxa.

A la siguiente temporada, y ya de vuelta en La Noria, integré el equipo de la 2ª división, bajo las ordenes del Profesor Jesús del Muro. De cara al Clausura 2004, el club decidió desmantelar el plantel de dicho equipo. Inicialmente se me había ofrecido salir a prestamo para jugar con el Tampico Madero. Sin embargo, una hepatitis ocasionó que me perdiera el resto de la temporada.

¿Cuándo se retira Jose Ortega?

Esos fueron mis últimos meses como jugador de fútbol de alto rendimiento. En el verano del 2004 inicié la pretemporada con el equipo de 1ª A (en ese entonces Cruz Azul Oaxaca). Sin embargo, a las semanas se me informó que no entraba en planes del técnico. Para ese entonces tenía ya decidido aprovechar la oportunidad que había surgido para estudiar en el extranjero, por lo que decidí poner fin a mi carrera como jugador de élite.

¿Cómo te adentras en el mundo de la dirección técnica?

Honestamente todo se dió de manera muy circunstancial. En ningún momento me había planteado el desempeñar dicha función, pero al llegar a Suecia necesitaba encontrar un trabajo que me permitiera subsistir.
Un amigo mio con el cual había estudiado en la universidad resultó ser amigo del director deportivo del club (Vasalund IF). En una conversación entre ellos, el director deportivo le comenta que estaban buscando una persona con experiencia para que fungiera como segundo entrenador del equipo juvenil del club.
Mi amigo entonces le comentó acerca de mi experiencia como jugador y formación académica, por lo que decidieron darme la oportunidad. Al final todo funcionó muy bien. El primer entrenador y yo coincidimos en la manera de entender y concebir el fútbol, por lo que hubo un gran entendimiento tanto a nivel futbolístico como personal desde el primer momento. A partir de ese momento pasé a formar parte del cuerpo técnico oficialmente.

Al término de la temporada (2011), el club nos ofreció la oportunidad para hacernos cargo del primer equipo del club, el cual juega en la División 1 Norte del sistema de fútbol sueco (equivalente a la Segunda División en México).
La experiencia de momento ha sido muy gratificante. La temporada pasada hemos estado muy cerca de subir a Superettan, pero al final el Östersund de Alexis Mendiola resultó el ganador. Actualmente nos encontramos a mitad de nuestra segunda temporada aun con expectativas de volver a estar peleando por los primeros sitios.  

¿Cuál ha sido tu paso por la dirección técnica por mexico y el mundo?
Mi experiencia como entrenador se límita a estos últimos 2 años y medio aquí en Suecia con el Vasalund.


Diferencias entre el futbol mexicano y extranjero.

Al margen del tan trillado aspecto físico, y en base a mi experiencia aquí en Suecia, resaltaría tres cuestiones:

1. El ritmo de juego presente tanto en los entrenamientos como en los partidos, el cual es muy exigente. Por ejemplo, ¡incluso a veces en los entrenamiento es necesario pedirle a los jugadores que reduzcan su intensidad!

2. La increíble importancia que se le da al aspecto táctico, y por ende la gran disciplina que se les exige a cada uno de los jugadores para seguir al pie de renglón las instrucciones tanto defensiva como ofensivamente.
Por ejemplo, en la pretemporada pasada vinó a probarse un chico argentino, quien había sido formado en las inferiores de River Plate. Se trataba de un típico 10 argentino: bajito, zurdito, muy dotado técnicamente y con una gran visión de juego. Ofensivamente era muy bueno, el problema era el aspecto defensivo. Cuando se perdía la pelota empezaba a caminar o a trotar buscando la mejor posición donde ubicarse para recibir la pelota una vez que “alguno del resto de los chicos” la recuperara. Se le instruyó que ese no podía ser el caso, y que al igual que el resto de sus compañeros tenía que desempeñar sus labores defensivas. El chico me comentaba que nunca en su vida le habían exigido defender tanto como aquí. Me decía que para eso en Argentina tienen al “5”, quien se encarga del “trabajo sucio”. Al final se determinó que no tenía sitio en el equipo por su falta de disciplina táctica defensivamente hablando.    

3. La mentalidad competitiva y de lucha continua (lo cual se refleja en el primer punto) sin importar las adversidades. Por ejemplo, la semana pasada tuvimos partido de la Copa Sueca contra un equipo de la División 2. A falta de 5 minutos el resultado era 4-1 a nuestro favor. Sin embargo, el equipo contrario continuaban presionándonos e intentando generar oportunidades como si fueran los primeros 5 minutos de partido y el marcador aun fuera 0-0. ¡Nunca dejan de luchar!

 ¿Te ves algún dia dirigiendo en mexico?

Sinceramente a día de hoy no me lo he planteado como un objetivo. Ahora mismo me encuentro disfrutando mucho de esta etapa de mi vida aquí en Suecia y de esta oportunidad de poder desempeñar esta posición en un nivel relativamente alto. Antes de fijarme esa meta me gustaría seguir adquiriendo experiencia y conocimientos por aquí. Ahora mismo veo más factible el continuar abriéndome camino por aquí (incluso al término de la temparada pasada hubo algunos clubs que mostraron interés por contar con nuestros servicios), que el hacerlo en otro país.
Al margen de esto, definitivamente veo mi futuro vinculado al mundo del fútbol, y no necesariamente como entrenador. He tenido la experiencia y formación como jugador de élite, ahora ya cuento con la entrenador, además de mi formación universitaria especializada en el mundo de la gestión de entidades deportivas. Definitivamnete continuaré buscando nuevos retos dentro de esta industria.


¿Cómo llegas a Suecia?


Mi deseo de vivir nuevas experiencias, integrarme y desenvolverme en una cultura muy diferente a la nuestra y el reto que todo esto conlleva, además de otros aspectos personales, fueron los principales motivos por los cuales he llegado a esta maravilloso país. 

¿Cambia mucho la mentalidad de un joven extranjero a un mexicano?


Siendo testigo a la distancia de los recientes éxitos del fútbol mexicano a nível internacional en categorías juveniles, deduzco que la mentalidad (por no decir autoéstima) del futbolista joven mexicano ha evolucionado mucho. En ese sentido creo que no existe mucha diferencia hoy en día. El único aspecto que a mi parecer sigue siendo un problema, y por lo tanto una diferencia, es el tema de la disciplina y ambición. El realmente querer sobresalir en este deporte y centrarse al 100% en todos los aspectos y exigencias que esto conlleva, y no caer en el conformismo.    


¿Cómo ha impactado a  Jose los  cambios de cultura?

En general me he adaptado muy bien a la cultura y estilo de vida de Suecia. Me considero un tipo con un amplio criterio y abierto al cambio, lo cual me ayuda a adaptarme fácilmente a nuevas circunstancias y escenarios.


Si acaso por ahí el único punto con el cual puedo llegar a tener algún inconvenientemente de vez en cuando, es el tema de la planificación. Por aquí todo se planea detalladamente y con mucha antelación. Como buen latino, lo mio sigue siendo en muchos aspectos la espontaneidad. 


¿Cuentanos una anécdota divertida y una mala experiencia dentro del futbol? 

Tengo muchos y muy buenos recuerdos de mi etapa como jugador. Recuerdo que las giras que haciamos cada verano daban mucho juego dentro y, sobre todo, fuera del campo. En alguna ocasión nos encontrabamos por estos países escadinavos disputando torneos de verano. Evidentemente piensas que puedes hablar libremente en español ya que difícilmente alguien te entenderá. Evidentemente al llegar aquí nos volvimos locos al ver todas las “güeritas” así que continuamente buscabamos “cotorrear” a todas aquellas que se dejaran. Un día nos acercamos a un grupo de chicas para hablar con ellas. Una de ellas tenía una nariz prominente, por lo que uno de mis compañeros inmediatamente se empezó a burlar exclamando algo así como: ¡Miren esa pinche narizona! ¡Que bárbara, ya debería operarse la pobre!. En ese momento, y para la sopresa de todos, la chica de la nariz se dirije hacia mi compañero y en un perfecto español le dice: ¡Ey, no te pases de vivo, que soy uruguaya y te entiendo perfectamente, grosero!. Todos nos quedamos estupefactos y mi amigo quería que se lo tragara la tierra.

¿Una mala? No es tan fácil, afortunadamente puedo decir que ha habido muchísimo más buenas que malas. Si acaso, una amarga que recuerdo, fue aquella ocasión en la cual quedamos eliminados en la ronda de grupos en un torneo internacional del cual eramos el gran favorito para ganar. Eran ya los instantes finales del último partido y con el marcador 0-0 (con el empate bastaba para que nos clasificaramos ambos equipos), tuve una jugada desafortunada en la cual terminé cometiendo penalty. El otro equipo lo marcó. Aun tuvimos una última oportunidad en un corner. Rematé con la cabeza pero la pelota se estrelló en el poste. Inmediatamente el arbitro señaló el final del partido. Probablemente el recuerdo personal más amargo que guardo relacionado al fútbol.



¿Cuáles son tus mayores cualidades? 


Soy un tipo empático por lo que fácilmente entiendo y me identifico con el sentir de las personas. Al mismo tiempo también me considero una persona con la capacidad de escuchar así como de hacerme entender clara y concisamente. Ésto me permite generar confianza con mis interlocutores y establecer relaciones solidas. Lo anterior, más mi experiencia como jugador, me ayuda mucho hoy en día con los chicos del equipo. Más que un entrenador, busco que los chicos encuentren en mi la figura de alguien más dentro del grupo de jugadores al cual pueden se pueden acercar libremente sin olvidar mi status como entrenador.


¿áreas/habilidades por mejorar? 
A nivel interpersonal muchas, las cuales no van necesariamente ligadas al mundo del fútbol. Siempre hay un margen de mejora.
Futbolísticamente hablando sería la parte táctica del juego. Hoy en día veo y entiendo el fútbol de una manera muy diferente a como lo hacía hasta hace un par de años. Sin embargo, no hay día o partido que no deje de aprender como leer, interpretar y modificar sobre la marcha el desarrollo de un partido de fútbol. 


¿Sigues el fútbol mexicano? 

No tan activamente como en un principio inmediatamente después de haber salido del país. El fin de semana y los lunes si que reviso los resultados y miro algún que otro resumen. Sobre todo de aquellos equipos en los cuales tengo amigos o juegan ex-compañeros mios. Evidentemente Cruz Azul recibe gran parte de mi atención.

¿Cuál es tu jugador favorito?

Te puedo decir aquellos que en su momento he admirado. Por mi posición en el campo siempre me fijaba primordialmente en los defensas centrales. En ese sentido, Juan Máximo Reynoso fue durante muchos años el jugador que más admiraba. Poesía en movimiento, tenía clase hasta para despojar al contrario de la pelota. ¡Que calidad!


Después llegó Rafael Márquez. Al igual que Reynoso, gran calidad técnica y elegancia. No cualquiera puede mantenerse durante 7 temporadas en el primer equipo del FC Barcelona.

Finalmente, en la actualidad hay un jugador que desde el primer día que le ví tuve debilidad por su alta calidad. Tuve la oportunidad de ver Andrés Iniesta en vivo en uno de sus primeros partidos con el primer equipo del FC Barcelona. Me “enamoré” de su estilo y cualidades desde esos primeros minutos. Además es un jugador que al margen de sus espectaculares virtudes ofensivas, es el primero en defender. Independientemente de esto, ejemplar fuera y dentro de la cancha, y con una humildad muy poco habitual entre los jugadores a esos niveles. ¡Todo un crack!
 
¿En cuál club te gustaría dirigir?


Como ya lo expliqué anteriormente, la dirección técnica no figura dentro de mis objetivos a medio / largo plazo.


¿Visitas México con frecuencia?


Fijo una vez al año, para las fiestas de fin de año generalmente. 

¿Qué es lo que mas te gusta de México?


Al margen de tópicos tales como la comida por ejemplo, la cual me encanta y echo de menos, resaltaría dos aspectos:

1. La gran riqueza cultural que posee el país producto del legado histórico.

2. La interminables bellezas naturales presentes en cada rincón del país. 

¿Qué te gustaría ser si no estuvieras en el mundo de la dirección técnica?

Como lo mencionaba anteriormente, cuento con mi Licenciatura en Administración de Empresas con una especialidad en gestión de entidades deportivas por parte de la Johan Cruyff University, Campus Barcelona.
Actualmente, al margen de mi labor como segundo entrenador de Vasalund, mi principal trabajo es una agencia de medios como responsable del departamento de investigación y análisis.
Al mismo tiempo, y a título personal, colaboro de manera puntual en otros proyectos vinculados al mundo del deporte en general.





No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...