miércoles, 24 de julio de 2013

¿Terminó la era de "Aquí está el Tri"?

Guillermo Vázquez
Balón Joven | México

Desolado luce el panorama para la selección mexicana que luego del ya mencionado por todos FRACASO (con toda la extensión de la palabra) ante Panamá en semifinales.

Y es que ¿Quién iba a pensar que a estas alturas del partido, la cosa estaría tan difícil?
A poco más de un mes para el tan ansiado partido ante Honduras en el ahora desangelado Estadio Azteca, las miradas y los reflectores se enfocan en un solo hombre; José Manuel de la Torre. El "Chepo" denota en su rostro un estado de presión, de desesperación, de no hayar la salida y de "morirse con la suya". Y por lo visto ahí seguirá. 

Las variantes son escasas en tan poco tiempo, recientemente anunciaron por los medios de comunicación el extraoficial llamado del Chaco Giménez. Una medida algo desesperada en el afán de recomponer el camino. 



Probablemente un naturalizado (llámese Lucas Lobos o llámese Christian Giménez) sea ese revulsivo que el "TRI" necesite al menos en los próximos cuatro encuentros que la selección dispute en miras de Brasil 2014, pero sinceramente la solución no está en el, probablemente ni en el cuerpo técnico. 

El verdadero problema y me atrevería a llamar "cáncer" que padece el futbol mexicano se encuentra en sus mismas raíces, difícilmente tenga solución y hasta que no pase un fracaso mayor al vivido en el Cowboys Stadium, no van a cambiar radicalmente nada. 

Los técnicos pasan y desfilan en el banquillo y se retiran cada ciclo de 4 años y en ocasiones hasta menos tiempo, se ha probado con diversas alternativas desde lo convencional y práctico como Lavolpe, pasando por lo vanguardista y con renombre como Erikson, hasta lo ridículo como Hugo en 2008 y lo desesperado con Aguirre tanto en 2002 como en 2010. Y nada ha pasado, el fútbol mexicano ha mostrado avances, tal vez lentos pero exitosos a cuentagotas, por mencionar los triunfos en Perú 2005, México 2011 y Londres 2012 en cuanto a selecciones menores. De poco o nada ha servido ya que la continuidad no se da cada que hay un proceso mundialista, sino que la grandeza de los proyectos a largo plazo se plasma en el día a día. En un campo de entrenamiento, en la mentalidad que se les inculca desde menores, en la continuidad de los proyectos, pero sobre todo en el sistema de competencia, ese que a todos nos encanta mirar cada fin de semestre en la Liguilla, ese que genera millones de pesos en entradas y millones de dólares en Rating televisivo.  Ese donde los jugadores juegan a "medio gas" durante 17 fechas y cuando se llega el momento de la verdad juegan a tope. Ese que fomenta la mediocridad y se respaldan en que la liga es "competitiva e irregular". El sistema de competencia le ha generado muy buenos dividendos tanto a equipos, televisoras, medios y negocios y hasta a nosotros como aficionados. Pero el costo fue mayúsculo y está empezando a cobrar factura; el futbol a nivel selecciones. 

Triste es ver como los jugadores de la Liga MX, se quedan cortos ante el futbol panameño que muestra cada vez signos de mejoría. Triste es ver como hace 20 años se le goleaba a Martinica 9-0 y en la actualidad con un 2-1 se conforman. Triste es ver como de nueva cuenta el futbol estadounidense nos supera en nuestro torneo preferido. Pero más triste es ver que hasta que no pasen fracasos como el de esta noche; NADA VA A CAMBIAR.

Las cartas ya están sobre la mesa, el Chepo comienza a tirar patadas de ahogado y sin autocrítica y con mucha soberbia empieza a escudarse en el tema de comprometerse y estar obligados a ganar.  Pero sinceramente no lo culpo, Chepo es sólo una víctima más de lo que el sistema nos ha dejado desde 1996 a la fecha.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...